¿Qué es una SICAV?

sicav

Durante los pasados meses electorales la palabra SICAV era muy debatida entre los políticos y la utilizaban como arma para su campaña. Además, este tipo de sociedades siempre han sido criticadas por un cierto público al tacharlas de vehículos de evasión fiscal para ricos. Por esa razón, creemos que es interesante explicar de manera objetiva de qué se tratan y así cada uno pueda juzgar.

Una SICAV es una institución de inversión colectiva cuyas siglas significan Sociedad de Inversión de CApital Variable. Primero de todo, ¿qué es una institución de inversión colectiva (IIC)? Es aquella que capta fondos, bienes y/o derechos del público en general, los cuales son gestionados por  profesionales, con el fin de obtener una rentabilidad invirtiendo estos recursos captados. La rentabilidad de cada participante se calcula en función de su aportación y de forma colectiva.

Una vez hecha esta primera aclaración, vamos a entrar en detalle. Una SICAV tiene la personalidad jurídica de sociedad anónima, por tanto, su capital social (el dinero aportado) está dividido en acciones. Recapitulando, estamos ante un tipo de empresa que solo se dedica a invertir en activos financieros (su objeto social), pero  tiene unas características particulares y están totalmente reguladas.

Vamos a ver las principales características:

  • Están reguladas por la Ley de Sociedades de Capitales, la Ley de Instituciones de Inversión Colectiva y el reglamento.
  • Están controladas por la CNMV.
  • La SICAV tiene que estar formada por un mínimo de 100 accionistas.
  • El capital social es de un mínimo de 2,4 millones de euros.
  • El Impuesto sobre Sociedades es del 1% (como los fondos de inversión).
  • La gestión puede ser interna o en manos de una sociedad gestora externa.

Las SICAV suelen ser criticadas porque se ven como un instrumento financiero creado para los ricos para evadir impuestos. En algunos casos, las SICAV están formadas por un accionista mayoritario (el rico) y 99 que solo dan su firma (una aportación simbólica) y por tanto, hay quienes piden una regulación más estricta en este aspecto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *