¿Qué es la banca ética?

landscape-176602_1920

Estos últimos años de crisis financiera, en los cuales se ha puesto en tela de juicio el comportamiento moral de la banca tradicional, la banca ética ha ido creciendo y ganando seguidores. Los casos de corrupción, actuaciones poco éticas, las puertas giratorias y ciertos objetivos han hecho que un grupo de gente mire con malos ojos a los bancos y busquen otro tipo de entidades que garanticen un compromiso social, medioambiental y ético. En esta entrada explicaremos en qué consiste la banca ética y cuáles son sus objetivos.

La banca ética es el conjunto de entidades financieras que ofrecen servicios financieros con un doble objetivo, ambos igual de importantes:

  • Obtener beneficios económicos
  • Obtener beneficios sociales

Defienden que persiguiendo solo beneficios económicos serían banca convencional y su objetivo es que toda sus actuaciones tengan un impacto social. Si solo persiguen beneficios sociales, una empresa con pérdidas entraría en bancarrota y no podría mantener su función. Por tanto, defienden que ambos objetivos son iguales de importantes y fundamentales en su filosofía.

Características de la banca ética:

  • Transparencia: cualquier cliente del banco puede saber donde va a parar su dinero y en qué lo utiliza la entidad financiera. De la misma forma, cada año presentan un informe detallando todos los números, así como los proyectos que se han destinado el dinero.
  • Conciencia social: solo invierten y conceden préstamos en proyectos de economía real con beneficio social. En las páginas corporativas definen su filosofía de inversión. Suelen coincidir en que se niegan a prestar dinero a empresas relacionadas en armas, explotación laboral e infantil, pornografía, que no respetan el medio ambiente y no respetan los derechos humanos.
  • Conciencia medioambiental: las entidades suelen ofrecer tarjetas de crédito elaboradas con materiales biodegradables y reciclados. El dinero que prestan va destinado siempre a empresas que respetan el medio ambiente.
  • Conciencia financiera: uno de sus máximos puntos es que no especulan. En relación al segundo punto, nunca invierten en activos por el mero hecho de venderlo más tarde confiando que subirán de precio. Tampoco invierten apalancándose, es decir, “poniendo en juego” más dinero de lo que realmente tienen mediante prestamos.

Algunos ejemplos de Banca Ética en España:

Para más información sobre las finanzas éticas: http://fets.org/es

(Nota: la bibliografía de la entrada se ha basado en los enlaces anteriores, sobre todo la de FETS y Triodos Bank)

¿Qué es el riesgo moral?

riesgo moral

El riesgo moral es un término que se puso de moda con la crisis económica, a raíz de las dudosas actuaciones de los bancos y entidades financieras. En inglés, moral hazard, es un concepto económico que existe desde hace tiempo. El primero en hablar de ello fue el padre de la economía moderna, Adam Smith, en el famoso libro “La riqueza de las naciones” en 1776.

El riesgo moral hace referencia a las actuaciones que hace un individuo cuando las personas que sufren sus acciones negativas no tienen toda la información del primero. Explicado de otra forma, cuando las acciones de una persona repercuten negativamente en otras personas, siendo el primero el único que tiene toda la información y sabe las consecuencias. En finanzas, se puede entender cuando una persona o entidad asume más riesgos en sus inversiones porque las ganancias serán para ellos mientras que las pérdidas las asumirán otras personas. Los que sufren la parte negativa, no pueden hacer nada porque no hay infromación perfecta y no saben las intenciones exactas.

En la crisis económica, podemos ver esto en las actuaciones de los bancos, como hemos dicho antes. Los directivos se veían incentivados a asumir más riesgos de los debidos, ya que en caso de salir bien sus inversiones se traducía en unos generosos bonus a final de año para ellos, mientras que si las actuaciones salían mal y el banco entraba en problemas, sabían que el gobierno les ayudaría.

El ejemplo tradicional que se ha puesto siempre, es el de los seguros. Una persona que tiene su coche asegurado a todo riesgo, los incentivos a ir con cuidado y tratar bien al coche son muy bajos. Sabe que en caso de cualquier rasguño, problema o accidente, el seguro lo cubre todo. En este caso, el seguro es el que sufre las acciones negativas de la persona que asume más riesgo, ya que el dueño del coche sabe que no tendrá que afrontar los posibles problemas de sus acciones. Para arreglar esto, los seguros pusieron las franquícias. Esto es una cantidad prefijada en el contrato, la cual el seguro no lo cubre. Por ejemplo, si estamos hablando de una franquícia de 500€, ante cualquier problema, los primeros 500€ los paga el asegurado mientras que el resto se encarga el seguro. (Definición técnica y más detallada de franquícia: aquí)

Aquí adjuntamos un magnífico video de La Vanguardia, donde el economista Xavier Sala i Martin explica con más detalle los ejemplos de los seguros y los bancos: