¿Qué es el crowdfunding?

Crowdfunding

En estos últimos años debido a la restricción del crédito por parte de los bancos, los proyectos culturales y artísticos se han visto sin recursos financieros. Han tenido que buscarse diferentes sistemas de financiación dando lugar el llamado crowdfunding. Debido a su éxito, rápidamente se ha establecido como una posibilidad de financiación entre las pymes y los proyectos empresariales. Vemos que esta palabra se ha puesto de “moda”, sobretodo en el mundo de la emprendimiento, start-up’s y pequeñas empresas. Por eso hoy hemos decidido hablar brevemente sobre este concepto y poder saber de qué hablan cuando oímos esta palabra.

La palabra crowdfunding proviene del inglés, si la descomponemos, “crowd” significa multitud/muchedumbre y “funding” financiación. De aquí podemos deducir que se trata de que un grupo de personas se encargan de financiar. Hecho este breve y rápido comentario, vamos a dar una definición/explicación de crowdfunding. Es cuando una persona o grupo de personas quieren llevar a cabo una idea empresarial o un evento concreto y publican en la red su propuesta con el fin de que posibles inversores decidan invertir la cantidad de dinero que ellos decidan. Eso quiere decir, que un grupo de personas, mediante la cooperación deciden aportar una parte y poder financiar el proyecto. Destacamos que en español también se puede decir micromecenazgo o microfinanciación colectiva.
Un vez hecha esta explicación, nos preguntamos, ¿Cómo funciona?

En primer lugar, la persona o personas del proyecto se inscriben en una plataforma web de crowdfunding y proponen su proyecto con los siguientes puntos:

  • Explicación detallada del proyecto ( en ocasiones acompañado con material audiovisual)
  • Objetivo cuantitativo ( dinero que quieren recaudar)
  • Objetivo temporal (periodo de recaudación), normalmente establecido por la plataforma web. Por ejemplo en Verkami son 40 días.
  • Recompensas para los mecenas (especificado más adelante)
Después, los inversores llamados mecenas van haciendo sus aportaciones mientras que los organizadores se encargan de promocionar su proyecto con el fin de conseguir más personas interesadas.
Al finalizar el tiempo establecido, se mira si se ha conseguido el objetivo. En caso negativo, el pago de los mecenas no se hace efectivo y  en caso positivo el pago se hace efectivo y por tanto se recauda el dinero deseado. Esto significa que cuando una persona quiere aportar dinero en un crowdfunding, facilita sus datos bancarios, pero no es hasta finalizar el periodo que se hace efectiva la recaudación, según lo explicado anteriormente.
¿Qué consiguen a cambio los mecenas? Depende del tipo de crowdfunding que se realice. Pueden recibir recompensas a cambio de su aportación relacionadas con el proyecto, en otras ocasiones si funcionan como micropréstamos recibirán su aportación más un interés prefijado ( es lo que se llama crowdlending). En otros proyectos lo que se dan son donativos y por tanto el mecena no recibirá nada. Finalmente está la versión más capitalista, en que los mecenas se convierten en inversores mediante la adquisición de acciones o participaciones de la empresa del proyecto.

Aquí adjuntamos un vídeo corto, bastante didáctico y entretenido:

Para finalizar, agradecer a nuesto amigo Eloi Pardo para ayudar con sus conocimientos y su experiencia profesional en una plataforma de crowdfunding a realizar esta entrada con la máxima claridad posible.

¿Qué es una Start-Up?

Hoy en día el término start-up está de moda o más bien se habla mucho: eventos sobre Start-Up, artículos por internet, en la televisión… Vemos como este término esta estrechamente relacionado con el emprendimiento, otra de las palabras que están en el orden del día.  De esta manera, en esta entrada hablaremos un poco sobre qué es una Start-Up y el mundo que les envuelta.
Una start-up es una empresa de reciente creación y que aún está en construcción o empezando sus operaciones, con una gran base tecnológica, desarrollo web y/o TIC’s ( Tecnologías de la Información y Comunicación). Suelen ser PYMES con un gran potencial de crecimiento y alto riesgo cuyos fundadores son jóvenes con grandes conocimientos en estos ámbitos. Cabe destacar que el capital inicial para emprender el negocio no es excesivo, eso si muy variado entre diferentes proyectos.
Una de las características de este tipo de empresas es su fuente o fuentes de financiación. Los bancos ante la falta de ingresos presentes, la incertidumbre sobre los ingresos futuros y ante el alto riesgo que presentan las ven como préstamos de dudoso cobro. Por tanto, como se financian? Una de las operaciones financieras más utilizadas son las Venture Capital. Éstas consisten en que una persona, fondo de inversión o entidad financiera invierte dinero en la start-up a cambio de un porcentaje de acciones/participaciones. La cantidad, precio y cláusulas son negociadas entre ambas partes. Los inversores tienen el objetivo final de participar en las ganancias futuras hasta vender sus acciones con fuertes plusvalías por la revalorización del negocio. Estas operaciones suelen ser llevadas por Entidades de Capital Riesgo, es decir, entidades financieras con el objetivo de invertir en empresas no cotizadas con el fin de revenderla más tarde obteniendo beneficios. Éstas realizan otros tipos de operaciones financieras. También llevan a cabo este tipo de operaciones los Business Angels, que es un inversor particular que se dedica a invertir solo en start-up’s.
Otra fuente de financiación es la que se llama FFF ( Friends, Family& Fools) o lo que es lo mismo Amigos, Familia y Locos. Esto se refiere a todos aquellos amigos y familiares que deciden invertir en la empresa porque su amigo/familiar fundador le ha hablado muy bien. Mientras que fool hace referencia a todo aquel particular que por cualquier razón decide entrar en el capital.
Actualmente podemos encontrar gran cantidad de ferias, eventos , concursos relacionados con Start-Up’s con el objetivo de unir a los emprendedores con las entidades de capital riesgo, fondos de inversión, business angel… De esta forma todas aquellas personas que tienen una idea de negocio con falta de dinero, pueden darse a conocer y enseñar su proyecto al público.
Dos de los grandes ejemplos de Start-Up que tenemos hoy en día son Whatsapp e Instagram. Ambos empezaron como una idea de negocio, con poco dinero inicial necesario y con fondos de capital riesgo  financiando su actividad hasta llegar el momento de su venta, obteniendo como todos sabemos, grandes cantidades de plusvalías.