¿Qué son los impuestos? (Parte II)

impuestos

En la entrada pasada ya introducimos qué eran los impuestos y debido a la gran cantidad de información interesante , decidimos hacer dos partes para que la lectura no fuese densa y pesada. Hoy explicaremos otros tipos de clasificaciones y daremos algunas definiciones importantes sobre los elementos de los impuestos.

Para empezar, explicaremos otra clasificación de los impuestos  si son directos o indirectos:

  • Directos: cuando la persona sobre la cual recae la obligación del impuesto es la encargada de pagar el mismo. Por ejemplo, en el IRPF  quien obiene ingresos es el que tiene las obligaciones  formales ( presentar la declaración de la renta….) y además, la de pagar o que salga a devolver.  
  • Indirectos: cuando la persona sobre la cual recae la obligación del impuesto no es la encargada de pagar, sino que solo se encarga de recaudar. Es el caso del IVA, donde las empresas tienen las obligaciones pero es el consumidor quien paga.
Los impuestos pueden clasificarse de tres maneras en función de como se comporte la tasa impositiva ( el %, ver definición en el Diccionario) a medida que aumenta la cantidad de dinero al cual se aplica ( la base):
  • Proporcional: la tasa impositiva es constante para cualquier base, sea pequeña o grande. De los principales impuestos que hablamos en la entrada pasada, son proporcionales el IVA, IBI, I. Sociedades, ITP y AJD.
  • Progresivo: la tasa impositiva va aumentando a medida que lo hace la base. El IRPF, el IP y el ISyD son progresivos.
  • Regresivo: en este caso la tasa va disminuyendo así como aumenta la base, a la cual se le aplica. Actualmente no existe ningún impuesto español regresivo ya que perjudica a las personas con menos recursos.  
Aquí adjuntamos un ejemplo de los tres tipos de impuestos

Esto quiere decir que en el primer caso (proporcional) sea cual sea la cantidad sobre la cual tenemos que aplicar el impuesto, siempre aplicaremos el 20%. En el segundo caso ( progresivo) si estamos hablando por ejemplo de 5000€ , utiizaremos el 10% ( 5000×10%=500€) , pero si estamos hablando de 12000€, sería el 20% ( 12000×20%=2400€) y así sucesivamente. Si estubieramos en el regresivo, la lectura sería igual que en el progresivo pero con lo datos de la última tabla.

Elementos de los impuestos

Hecho imponible: es la circunstancia que establece la  ley en la cual hay que incurrir para que te puedan exigir el impuesto. Lo podemos encontrar en los primeros artículos de la ley de cada impuesto.

Base imponible: de forma muy sencilla, es la traducción del hecho imponible en euros, es decir, la cuantificación económica del hecho imponible.

Aquí adjuntamos un pequeño esquema muy génerico y superficial de como se calcula un impuesto.

Las reducciones se descuentan a la base imponible. Solo hay reducciones en el IRPF y en el IP. Este descuento puede ser por razones fiscales, es decir, porque disminuyen la capacidad de pago y por tanto no se tiene que pagar impuestos por eso. Son beneficios fiscales que establece el legislador por gastos que se han tenido durante el año y que ahora te permiten reducir la base imponible con unos ciertos límites cuantitativos. También pueden ser por razones extrafiscales.
En los demás impuestos tenemos que base imponible=base liquidable.

La tasa impositiva como hemos explicado antes puede ser progresiva, regresiva o proporcional.

Las deducciones se descuentan de la cuota íntegra y normalmente son por razones extrafiscales, es decir, para incentivar y/o desincentivar ciertas conductas.

Los pagos a cuentas son anticipos que ha hecho el contribuyente durante el año para adelantar el paggo  del impuesto y son obligatorios. Una vez tenemos la cuota líquida, descontamos estos anticipos.

Los ajustes son posibles recargas, intereses de demora o alguna sanción por parte de Hacienda.

¿Qué son los impuestos? (Parte I)

impuestos
Gracias a pixabay.com por ofrecer el banco de imágenes gratuitas y a su autor nattanan23 por esta excelente foto.

Todos sabemos qué son los impuestos y la función básica de éstos, pero hoy en Economía para Principiantes indagaremos un poco el porque están y que justificaciones da la ley de la existencia de cada uno de ellos. Nosotros lo único que haremos es presentar de forma sencilla y esquemática qué dice la ley y qué dice la teoría económico-fiscal sobre éstos. Por tanto, no entraremos en dar opiniones, si están altos o bajos o si deberían estar o no. En otras futuras entradas ya hablaremos de los impuestos más importantes, como el IRPF (Impuestos sobre la renta de las personas físicas), el IVA ( Impuesto sobre el valor añadido) o el Impuesto de Sociedades.

El Estado tiene que afrontar gastos públicos cada día para dar los servicios mínimos (alumbrado público, servicio de recogida de basura…) a los ciudadanos y  hacer posible el Estado de Bienestar (Sanidad, Educación y Vivienda). Por tanto, necesita dinero para poder financiar todos estos desembolsos, es decir, necesita unos ingresos públicos. 

Podemos clasificar los ingresos públicos de la siguiente manera:

*Voluntarios: son aquellos ingresos para el Estadogastos para los ciudadanos que pueden elegir libremente si incurrir en ellos o no a cambio de una contraprestación.

  • Precios públicos: ( tren, metro…)
  • Alquiler o venta de patrimonio público 
  • Deuda pública
  • Créditos

*Coercitivos: son aquellos en los cuales los ciudadanos están obligados a abonar al cumplir unos requisitos o unos indicadores . 

  • Precios sancionadores: multas

  • Expropiaciones

  • Tributos: tasas, contribuciones especiales e impuestos

Los impuestos son prestaciones que tienen que satisfacer los ciudadanos cuando cumplen unos indicadores de capacidad de pago. Son unilaterales, es decir, los ciudadanos no reciben nada a cambio por pagar impuestos. Es la principal diferencia con las tasas y contribuciones, que son bilaterales. Los bilaterales son de obligado cumplimiento, pero se recibe algo a cambio (un servicio, un bien público…)

Ahora ya hemos situado los impuestos los cuales son una forma que tiene el Estado para ingresar y hacer frente a los gastos públicos. Por tanto, estamos hablando de unos ingresos públicos coercitivos y dentro de estos son unos tributos unilaterales. El criterio que utiliza para seleccionar qué ciudadanos tienen que pagar y cuánto son unos indicadores de capacidad de pago. Estos indicadores son los siguientes:

1) Renta: en función de los ingresos que recibe una persona física (una persona humana) o personas jurídicas ( sociedades, empresas…) a lo largo de un año fiscal.

  • Impuestos sobre la renta de las personas físicas (IRPF): el impuesto que tienen que pagar las personas físicas por sus ingresos anuales.
  • Impuesto de sociedades: (IS) este sería el impuesto sobre la renta de las personas jurídicas, es decir, sobre las ganancias que obtiene una empresa.
  • Impuesto sobre la renta de no residentes (IRNR): todas aquellas personas físicas y jurídicas que obtienen unas rentas (ingresos) en España y no son residentes.

2) Riqueza: en función del patrimonio que tiene una persona física , es decir, todos los bienes y derechos susceptibles de valoración económica descontando las deudas.

  • Impuesto de Patrimonio (IP): grava todos los bienes y derechos de contenido económico. Actualmente suspendido.
  • Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI): grava la titularidad de un bien inmueble (piso, vivienda, nave…)
  • Impuesto de Transmisión de Patrimonio (ITP): grava la compraventa de patrimonio entre dos personas, por tanto, hay un intercambio.
  • Acto de Documentación Jurídica (ADJ): grava la formalización de documentación notarial, mercantil y administrativo.
  • Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISyD): grava la transmisión de patrimonio sin que haya contraprestación dineraria. En el caso de sucesiones es cuando se produce por la muerte de un ser vivo y en la donaciones es entre personas vivas. Suspendido excepto para grandes fortunas y/o transmisión entre parientes muy lejanos.

3) Consumo: en este caso el indicador de capacidad de pago es el consumo, es decir, grava la entrega de productos y la prestación de servicios. Es un indicador impreciso ya que por ejemplo dos personas pueden comprarse una barra de pan pero su capacidad puede ser muy diferente. Independientemente de esta diferencia terminarán pagando el mismo impuesto.

  • Impuesto sobre valor añadido (IVA): grava el consumo de cualquier producto y servicio.
  • Impuestos especiales: grava algún tipo de producto/servicio especial con el objetivo de desincentivar su consumo como es el caso de la gasolina y el tabaco.

Ya tenemos una visión un poco global sobre los impuestos, pero queremos contar algunas cosas más. Para que la lectura no sea pesada hemos decidido dividir este tema en dos entradas, así que haremos una segunda parte explicando algunas cosas más como que son los impuestos directos e indirectos y la progresividad y regresividad de éstos.

*Editado el 20 de octubre de 2017 para mejorar el formato del texto y facilitar su lectura. Se ha mejorado la redacción del texto.

¿Qué es la Curva de Laffer?

En estos últimos años y sobretodo meses, el tema impuestos está en el orden del día. Si es mejor bajar impuestos o si es mejor subir,  a quién beneficia el qué… y el porqué. Hoy en Economía para Principiantes hemos decidido hablar sobre una función matemática que intenta dar respuestas a estas preguntas y saber cómo se comporta una economía ante las subidas y bajadas de impuestos: la Curva de Laffer.

El economista Arthur Laffer en los años setenta diseñó una curva que relaciona los tipos impositivos con la recaudación fiscal, permitiendo ver como  varían los ingresos fiscales en función de la variación de los tipos impositivos. Ésta nos permite  predecir si un aumento del tipo impositivo en una economía supondría un aumento o una reducción de la recaudación fiscal. Según él, los impuestos cuando están bajos, a medida que se van subiendo éstos, los ingresos fiscales van aumentando hasta llegar a un punto óptimo , es decir, hasta un tipo impositivo óptimo a partir del cual la recaudación empieza a disminuir. La curva de Laffer tiene forma de U invertida, así como podemos ver en el siguiente gráfico. En el punto (to) cuando el tipo es 0 la recaudación será cero , y cuando el tipo es del 100% ( o 1)  punto (tmáx) la recaudación también es cero al ser extremadamente alto.

Nota: en matemáticas los porcentajes se expresan del 0 al 1 para facilitar los cálculos , es decir, 5%= 0,05 y 20%=0,2 por ejemplo. 

Los extremos de la curva son bastante lógicos: si el tipo impositivo es del 0% la recaudación será 0, ya que el Estado no percibirá nada por el dinero ganado por los trabajadores y las empresas. Mientras que si el tipo impositivo es del 100% , esto quiere decir que el Estado se llevará todo el salario de las personas y todas las ganancias de las empresas, por tanto no hay incentivos para trabajar, ya que igualmente los trabajadores no percibirían nada y todo el dinero irá a las arcas del Estado. Este último caso se traduciría en que no habría actividad y por tanto no se recaudaría nada.

Él defiendía esta idea alegando que cuando los tipos impositivos están muy altos , desincentivan a la población a trabajar, ya que gran parte de su salario “se va” en impuestos. De esta manera, no es tan atractivo trabajar y se decide dedicar el tiempo a otros asuntos. También decía que cuando están altos los impuestos la pobación se ve seducida a cometer fraude , conduciendo en ambos casos a una menor recaudación fiscal. A partir de este razonamiento, defendía una economía de la oferta, es decir, bajar impuestos para incentivar a la gente a trabajar. Este aumento de gente trabajando se traduce a un aumento de la producción y por tanto un crecimiento de la economía en cuestión.

Evidentemente, en la realidad no es tan bonito como parece, por dos simples motivos. El primero es que la economía es dinámica, está en constante movimiento y segundo es que es muy difícil predecir/saber en que punto está una economía y por tanto es complicado saber si se está en el punto de subir o bajar impuestos. Hemos podido ver que una misma subida de impuestos en países diferentes , la  respuesta ha sido contraria, aparte que hay que tener en cuenta que hay otras muchas variables que intervienen.

Arthur Laffer en los años setenta ya intentó persuadir al Gobierno de los Estados Unidos con su teoría en una famosa anécdota. En una cena en Washington con el gabiente del Presidente de ese momento , Gerarld Ford, Laffer intentaba convencer al asesor de la Casa Blanca de las ventajas de reducir los impuestos. Cogió una servilleta y dibujó la curva para poder argumentar su explicación. Actualmente podemos encontrar esta servilleta en el Brookings Institution, Washington.

Fue con el mandato de Reagan , el 1981, cuando hicieron caso a Laffer y se bajaron los impuestos, pero el efecto fue el contrario al esperado. La recaudación fiscal disminuyó en lugar de aumentar y si le añadimos que desembolsaron una gran cantidad en gasto militar para financiar una estrategia  contra  los soviéticos, se produjo un enorme déficit público. Como dato curioso, durante el 1981 y 1984 los tipos impositivos bajaron 9 puntos básicos (9%) mientras que la renta subió un 4%.

¿Qué son las políticas fiscales y las políticas monetarias?

Las políticas fiscales y las monetarias implican cualquier acción en la que el gobierno de un país intenta influir en la economía, ya sea aplicando una nueva regulación de leyes o intentando mejorar algunos de los indicadores económicos que puedan ser problemáticos sociedad, como pueden ser la inflación, el desempleo etc.
Las políticas fiscales son todas aquellas políticas en las que se ven afectados los ingresos y gastos del estado, la hacienda pública. El estado se nutre de los impuestos pagados por los contribuyentes y los gasta para proporcionar servicios a los ciudadanos. El gobierno tiene tres mecanismos para aplicar una política fiscal: a través de subidas ó bajadas de impuestos, con aumentos o disminuciones del gasto público y por último haciendo ambas. 
Esto último se puede combinar de maneras diferentes, por un lado pueden bajar los impuestos pero por otro también disminuir el gasto público. ¿Cuáles pueden ser las consecuencias? Por un lado, una disminución del gasto público perjudica el crecimiento de la renta. Por otro lado, una bajada de impuestos siempre incita a que se consuma más, sin embargo, en un corto plazo se pueden ver afectados los ingresos públicos que después de un tiempo deberían incrementarse. 
¿Porqué ocurre esto? Ejemplo barato: a un ciudadano que ingresa 100 cada mes le obligan a pagar 40 de impuestos, con la bajada que impulsa el gobierno, el ciudadano deberá pagar 20 de tal manera que ingresará 100 y pagará 20 de impuestos. Entonces tendrá otros 20 que antes destinaba a impuestos que ahora los podrá gastar en otras cosas. La hacienda pública en un principio verá que los primeros meses la recaudación de impuestos bajará un poco, ya que han bajado los impuestos, pero al cabo del tiempo subirá a niveles más altos debido a que la gente gastará más dinero y por tanto pagará más impuestos. Normalmente los hábitos de consumo son muy estables, eso significa que las personas ya estamos acostumbradas a gastar nuestro dinero en determinadas cosas y que nos cuesta cambiarlas.
Las políticas fiscales expansivas, son todas aquellas políticas en las que tienes un efecto positivo para la renta, ya sea a través de aumentos de gasto público y/o por bajadas de impuestos. En cambio la políticas fiscales restrictivas son todas aquellas acciones en las que perjudican el crecimiento de la renta que por distintas razones se han de hacer, ya se por déficit público etc. Subir los impuestos y/o bajar el gasto público son sus mecanismos.
En cambio la políticas monetarias, las lleva a cabo los bancos centrales de cada país que tiene moneda propia. Es el caso de la Reserva Federal en Estados Unidos. En la Unión Europea, concretamente los países de la unión monetaria, esos países cedieron la autoridad de las políticas monetarias al Banco Central Europeo.
Las políticas monetarias lo que intentan regular es la cantidad de dinero en circulación para así influir en la oferta crediticia que llega a la economía y la inflación de la misma. Tiene dos posibles acciones: las políticas monetarias expansivas, son aquellas que como consecuencia de ella la renta aumenta a través de inyecciones masivas de dinero. Los bancos emiten deuda que el banco central se la compra ingresándoles dinero para que tengan más liquidez. También, como explicamos en un post anterior sobre el Banco Central Europeo, el banco central decide a que tipo de interés presta el dinero, ya que a partir de ése tipo se puede influir en la actividad de los bancos. Por tanto si el BC baja los tipos de interés, los préstamos se harán a un interés más bajo, los costes de financiación serán más bajos y favorecerá al crecimiento de la renta.
Y finalmente las políticas monetarias restrictivas, son aquellas que perjudican al crecimiento de la renta. Las subidas del tipo de interés oficiales o la retirada de dinero, éstas normalmente tienen un efecto de contracción en la actividad económica, que normalmente se suelen hacer para controlar la inflación.