¿Qué es la tasa de paro?

Gracias a pixabay.com por el banco de imágenes gratuito y su autor/a Free-Photos por la imagen.

Todo el mundo sabe qué es la tasa de paro y uno puede pensar que no hace falta escribir una entrada sobre este tema. En Economía para Principiantes creemos que es interesante explicar cómo se calcula. Para empezar, ¿A quién se considera desempleado? ¿Sobre qué población se calcula el porcentaje? ¿Todos los habitantes del país o región? ¿Solo los mayores de edad? Además, ¿cómo se recogen los datos? ¿Van casa por casa a preguntar? Mejor vamos a desvelar la respuesta de todas estas preguntas.

La tasa de paro o tasa de desempleo es el porcentaje de personas que están en edad, condiciones e intención de trabajar pero no tienen un trabajo en una región dada (país, CCAA,  provincia, ciudad…). De forma matemática, es el cociente entre la población desocupada entre la población activa. Todo esto, multiplicado por 100 para poder obtener el cociente en términos de porcentaje.

A continuación, vamos a explicar la diferencia entre estas poblaciones:

  • Activa: todas las personas de 16 años o más que están trabajando o están dispuestas y en condiciones de poder trabajar. Se descompone entre la ocupada y desempleada/desocupada.
  • Ocupada: toda persona de la población activa que está trabajando.
  • Desempleada/desocupada: toda persona de la población activa que no tiene trabajo. Esta gente cumple uno de los siguientes requisitos: está buscando trabajo o ha sido suspendida y está esperando a volverse a incorporar o el mes siguiente empezará a trabajar.

Una vez visto la definición de tasa de paro y su cálculo, vamos a explicar las dos formas que hay en España de recoger la información necesaria para poder dar los datos que vemos en los medios de comunicación.

El principal método utilizado en España es la Encuesta de Población Activa (EPA) que la realiza de forma trimestral el INE (Instituto Nacional de Estadística). Se trata de una encuesta que se realiza a 65.000 familias, lo que supone unas 200.000 personas. Los encuestados tienen que tener en cuenta la semana anterior a la encuesta para responder las preguntas. Después de un mes y medio de la recogida de datos, mediante técnicas estadísticas, dan a conocer el resultado. Es el mismo sistema que se utiliza en toda Europa y por tanto, nos permite comparar con nuestros vecinos del continente. Para más información: página oficial.

El otro sistema utilizado es el uso de los datos del paro registrado en la oficina de desempleo, el SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal), el antiguo INEM. Este método depende de si realmente todo el mundo que busca trabajo está apuntada o no, por tanto, no podemos saber si los datos son 100% exactos. Para más información: página oficial.

 *Editado el 31 de octubre del 2017. Cambio de imagen principal, mejora del formato de la entrada y mejora de la redacción para facilitar su lectura. No se ha añadido ni eliminado información.

¿Qué es la Curva de Philips?

La curva de Phillips viene de un artículo publicado por la revista británica Economica por el investigador William Phillips en 1958 en el que intentaba descubrir cuál era la relación entre la tasa de paro (gente sin trabajo) y la tasa de inflación (subida de precios).
Después de analizar muchos datos de las series temporales de los mismos años de ambas variables llegó a la conclusión de que solían tener una relación inversa entre ellas. ¿Qué quiere decir esto? Pues que cuando el paro es muy alto la inflación suele ser baja, y viceversa, cuando el paro es bajo la inflación suele ser alta.
Como vemos en la imagen la situación A tenemos una inflación baja con un alto desempleo que podría encajar perfectamente con la situación actual de la economía española en la que dicen que hay riesgo de deflación (bajada de los precios) con una altísima tasa de desempleo. En cambio, en la situación B, vemos que hay una alta tasa de inflación juntamente con un paro reducido. Actualmente esta situación la podemos encontrar en Venezuela que tiene una inflación acumulada hasta octubre de 2013 del 45% y un desempleo en torno al 8%.
Cabe recalcar que esta relación no es ninguna regla sacrosanta, sino que históricamente suele ser así. Han habido situaciones como en la crisis del petróleo de entre los años ’80-’90 que en España una alta inflación provocó un gran aumento del paro.
Pensando en entradas pasadas como la de “Liberales vs. Intervencionistas” y la Curva de Phillips,  se puede decir que los intervencionistas liderados por Keynes se preocuparían por reducir la tasa de paro (situación A) y como consecuencia de esta política podría acarrear una subida de la tasa de inflación y por ello los liberales estarían en contra, ya que ellos defienden que una alta inflación sería como una burbuja de precios que nos levantaría los pies del suelo y no nos dejaría volver a la economía real. 
Pongámonos en una situación en la que las autoridades deciden poner fin al desempleo ampliando la plantilla de funcionarios públicos, por ejemplo, entonces se vería reducida la tasa de paro porque habría mas gente trabajando, en este caso para el sector público. A consecuencia de ello los funcionarios antes parados, empiezan a gastar mucho más que antes ya que ahora ingresan más dinero, un coche, una casa, cervezas con los amigos etc. Los empresarios ven incrementado sus beneficios, pero el sindicato de trabajadores pide un aumento general de los salarios y como la empresa se lo puede permitir lo concede. Al cabo de un tiempo los empresarios se dan cuenta de que tienen que subir los precios de sus productos porque han aumentado sus costes y han visto reducidos sus beneficios. ¿Qué vemos en todo esto? Una espiral inflacionaria provocada por la política de reducción del desempleo. (Vamos de camino desde la situación A a la situación B)
Por otro lado, en una situación en que hay una altísima inflación como puede ser en Venezuela, toda política enfocada a reducir precios puede provocar un aumento del desempleo. 
En otra situación hipotética en la que hay un bajo paro pero un alto nivel de inflación, una política destinada reducción de la inflación y que consigue frenar la subida de precios generales, haría menguar los beneficios de las empresas y llegados a una situación de quiebras las empresas despedirían a sus empleados elevando así la tasa de desempleo.