¿Qué son las hipotecas subprime?

hipoteca
Gracias a pixabay.com por el banco de imágenes gratuitas y a su autor nattanan23  por compartir esta excelente imagen.

Uno de los términos más utilizados en los últimos 10 años y uno de los detonantes de la crisis económica del 2008. Siempre se habla largo y tendido sobre qué ocurrió con el estallido de la burbuja inmobiliaria y aparece el término hipoteca subprime. Por eso creemos que es importante explicar este término, su procedencia, qué significo y algún término nuevo más relacionado. De esta forma, nuestros lectores estarán bien informados la siguiente vez que oigan hipotecas subprime.

Las hipotecas subprime, basura o NINJA (de las siglas en inglés de No Income No Job or Assets=No ingresos No trabajo o activos) son aquellas hipotecas que se conceden a gente o empresas con muy pocos recursos. Esas personas que tienen ingresos muy bajos o no tienen ningún trabajo en ese momento. Conceder un préstamo a largo plazo a alguien que no tiene casi ingresos y que en ese momento no parece que vaya a tener en un futuro es de alto riesgo. Las entidades, a cambio de este mayor riesgo, suelen requerir mayores tipos de interés.

Estamos hablando de unos activos financieros de muy alto riesgo, o comúnmente conocido en la jerga económica: activos financieros basura o tóxicos. Se apodó la palabra tóxico porque se refiere a que es malo para el banco o inversor que lo tiene en su balance.  Por tanto, esto significa que seguramente habrá un momento en el que las personas en cuestión no podrán hacer frente a sus pagos y dejará de aportar sus cuotas mensuales.

Y, ¿qué pasó luego?

En los años 2000 hacia adelante las entidades financieras americanas concedían préstamos hasta el 120%. Eso quiere decir, que daban un 20% más de dinero de lo que realmente valía la casa por si querían hacer obras, comprar un coche o ir de viaje. Gran parte de estos préstamos iba dirigidos a gente con pocos recursos, sin la seguridad de poder devolver todo este dinero. Una vez los bancos americanos tenían grandes cantidades de hipotecas con diferentes riesgos, creaban productos financieros que estaban compuestos por muchas de ellas Dicho producto luego lo dividían en pedazos e iban vendiendo cada parte a diferentes inversores, empresas, fondos de inversión… clientes en general. En estos productos, los bancos mezclaban hipotecas con diferentes riesgos, desde gente/empresas con muchos recursos para hacer frente a los pagos hasta las  hipotecas “basura”. Así, en global no parecía un producto financiero tan malo, ya que el riesgo medio era aceptable.

Hasta aquí todo muy bien. El problema llegó cuando la gente que había pedido una hipoteca empezó a no poder pagar sus cuotas. Parte de las cuotas se empezaron a no pagar. Consecuentemente, la gente que había invertido en ese cóctel de hipotecas empezó a no cobrar sus rendimientos del producto contratado. El mecanismo de transmisión de dinero de la economía no funcionaba correctamente. El dinero no fluía correctamente y las inversiones en hipotecas resultaban una ruina. Esto provocó un efecto dominó ya que muchos inversores quebraban. Esto conllevó a un colapso la economía americana.

¿Qué es una burbuja económica?

Burbuja económica

Este término se puso muy de moda a raíz del inicio de la actual crisis, en la cual los medios decían que había estallado la burbuja inmobiliaria. Desde entonces, se habla con temor de otras posibles burbujas que pueden estar surgiendo en otros ámbitos: burbuja en el bitcoin, burbuja de emprendedores… También es muy conocida la burbuja del famoso Crack de 1929, pero exactamente qué pasó? Hoy queremos despejar todo tipo de dudas sobre qué son las burbujas económicas y así poder saber de qué nos hablan.

Una burbuja econónomica, también conocida como financiera, especulativa, hace referencia a la subida del precio de un activo o producto (acciones, vivienda, bulbos, títulos de deuda…) de manera sostenida en el tiempo debido a razones especulativas. ¿Qué quiere decir por especulación? Los inversores compran aquel bien solo por la convicción que el mercado lo valora muy positivamente y siempre estará subiendo de precio. Por eso, quieren invertit en ese activo en cuestión, para vender más tarde a mayor precio y obtener unas ganancias, que para ellos son seguras. En este punto, el mercado no tiene en cuenta el valor íntrinseco del activo ( lo que vale realmente) y cada vez se van alejando de éste.  Todos estos factores provocan una subida irracional del precio.

¿Y después qué pasa? Llega un momento en esta subida acelerada que los inversores se dan cuenta del sobreprecio que se está pagando por el activo y quieren vender para así asegurar ganancias. Esto a la vez provoca que otros inversores al ver que el precio para de subir, quieran vender también, llegando al punto que hay una gran cantidad de vendedores y pocos compradores. Esto provoca una bajada brutal del precio.

Es el momento en que muchas personas pierden gran parte de su dinero invertido, ya que se quedan atrapados en la burbuja. Eso quiere decir, que el precio baja tan rápidamente que tienen que aceptar un precio muy por debajo de lo que realmente les gustaría. Estas situaciones suelen desencadenar una crisis financiera, ya que el sistema financiero también está involucrado en la burbuja por dos motivos: por la compra del activo en cuestión y por los préstamos hechos a inversores. Éstos últimos al haberse endeudado con el banco, tienen que devolver un dinero que no tienen al haberlo pérdido y las cuentas de las entidades financieras empiezan a flaquear. Un claro ejemplo es el de la vivienda que hemos vivido estos años. Los bancos compraban y vendían inmuebles y a la vez daban hipotecas para que la gente comprase.

En las siguientes semanas, publicaremos un artículo en la sección de Opinión explicando las burbujas más famosas de la historia y una breve reflexión.